Condiciones Laborales

Eje 3: Empleo y situación socio-económica de los trabajadores

La hipótesis del tercer eje señala que la operación de la IAA en México afecta de manera negativa la capacidad de los trabajadores por organizarse y luchar por mejoras laborales. Lejos de promover la mejora laboral de los ingresos de los trabajadores, la IAA junto a un pseudo-corporativismo coludido deprime y dispersa los sueldos de manera gradual. Así, se fragmentan las relaciones laborales y sindicales del sector.[1] Por otro lado, se busca demostrar cómo el diseño de procesos y productos finales de la IAA continúa bajo operación de ingenieros europeos o estadounidenses, evitando así la generación de avances tecnológicos de los que se pueda beneficiar el resto del país. Por último, se busca contrastar con información fidedigna los datos provistos por los gobiernos locales y federales acerca de la generación real de empleos de la IAA. Así, este eje se inserta en una serie de rasgos negativos del mercado laboral que han sido eludidos en reportes y documentos oficiales.

Preguntas eje 3.

  • ¿Qué condiciones y eventuales desequilibrios laborales genera la actividad de IAA en México?

  • ¿En qué medida el atractivo de México para la IAA reside en su mano de obra barata –maquila de autopartes?

  • Desde un punto de vista comparativo, ¿cuál es la diferencia laboral entre un operador alemán y otro mexicano por el mismo trabajo/tiempo? ¿Cómo se justifica tal diferencia?

  • ¿Cómo la IAA impulsa el desarrollo tecnológico, formación de recursos humanos, y asistencia social, de salud y educativa?

  • ¿Cómo se pueden evaluar las prácticas de tercerización del empleo que impulsa la IAA, según criterios de la OECD? ¿Cómo impacta en regiones y comunidades específicas?

[1] Partimos de la misma tesis que: Covarrubias Valdenebro, «Explosión de la Industria Automotriz en México: de sus encadenamientos actuales a su potencial transformador de la Industria Automotriz», 5.