Recursos Naturales

Eje 1: Uso, acceso y aprovechamiento de los recursos naturales por parte de la industria automotriz alemana

Como hipótesis conductora del primer eje de análisis se sostiene que el funcionamiento de la industria automotriz alemana (IAA) en México supone una notoria afectación de recursos naturales que a la larga produce externalidades que no se restituyen ni se recompensan. Interesa de manera particular el establecimiento de fábricas de automóviles y autopartes en regiones con un alto valor de diversidad ecológica y/o una reconocida sobreexplotación de acuíferos. Ni la IAA ni otros sectores económicos extractivos en México se hacen responsables por casos de enajenación y usurpación de derechos de agua virtuales[1], ni de un cálculo, medición y posterior cobro y reconstitución in situ de la huella hídrica.[2] La operación de las fábricas ensambladoras, así como de sus proveedoras implica contaminación y extracción hídrica desmedida y descontrolada. Como consecuencia de ello, se da la pérdida de terrenos comunitarios y privados cultivables, el empobrecimiento de zonas biodiversas, y procesos forzosos de migración.

Sostenemos que las actuales formas de control, participación y decisión/sanción en México no defienden a los ciudadanos del saqueo ilegal e ilegítimo de derechos eco-sistémicos, ni los bienes patrimoniales comunes[3] como el agua, la tierra, los bosques o el subsuelo. Las empresas de producción automovilística pendientes tanto de un uso consuntivo como no consuntivo de agua[4], han hecho énfasis en que el actual sistema defiende formas de producción ambientalmente sostenibles, y formas legales de apropiación y acumulación de derechos de agua. No obstante, aceleran lo que Harvey denomina, las lógicas de acumulación por desposesión hacia nuevos ámbitos geográficos produciendo despojo y desplazamiento de comunidades campesinas y pueblos indígenas de sus territorios tradicionales.[5] Estos costos socio-ambientales no están incorporados en unas cuentas nacionales que identifican incorrectamente como crecimiento económico los procesos de deterioro social y territorial.

Preguntas eje 2

  • ¿Cuáles son los costos concretos en términos de uso y acceso a agua de cada auto producido?

  • ¿Cómo accede al agua la IAA y sus proveedores en sus áreas de operación? ¿Bajo qué regulaciones y control?

  • ¿Cómo se puede valorizar la operación de las IAA en términos de cuentas socio-ambientales?

  • ¿Se apega la cadena de producción de la IAA a los estándares internacionales y mejores prácticas ambientales?

  • ¿Cómo se responsabilizan las empresas de la IAA en México de las formas de producción de sus ensambladoras?

  • ¿Cuáles son los límites y alcances de los programas de responsabilidad social y ambiental de las empresas?

[1] Entendiéndolo como toda el agua que se necesita para producir, empacar y transportar los bienes y servicios que se consumen. Se dice que es virtual porque no está presente en los productos finales, ni en su precio real. Para una discusión sobre el concepto, véase: «Huella hídrica y concepto de agua virtual», Global Water Partnership, 20 de febrero de 2016, http://www.gwp.org/es/TOOLBOX/HERRAMIENTAS/Instrumentos-de-Gestion-/Evaluacion-de-Recursos-Hidricos/Huella-hidrica-y-concepto-de-agua-virtual/.

[2] El concepto de huella hídrica está íntimamente ligado al de “agua virtual”. El cálculo de la huella pasó a ser un método de medición del uso real del recurso hídrico para cada mercancía producida.

[3] Nos referimos aquí a que determinados bienes son susceptibles de una utilización común que realiza la colectividad en su conjunto, mediante el aprovechamiento indiscriminado de sus miembros, en forma anónima, sin necesidad de título alguno, pero también sin que perjudique a terceros. Teniendo en cuenta estos requisitos, la mayoría de los marcos regulatorios otorgan a determinados bienes un destino o afectación: la del uso abierto a todos, uso público (Patrimoniumsgüter).

[4] Los usos no consuntivos no pueden ser medidos cuantitativamente, porque si bien el agua es usada literalmente, no es removida de su ambiente natural. Ejemplos ilustrativos son por ejemplo la generación de energía hidroeléctrica, el transporte, la pesca, pero también la vida silvestre, la recreación o la recepción de residuos A diferencia los usos extractivos o consuntivos son aquellos que consumen o extraen el agua de su fuente de origen, por lo que, por general, son medibles.

[5] Harvey, D. (2003) The new imperialism. Oxford University Press. New York.